The Growlers – City Club (2016)

El disco suena increíble pero no es bueno.

Lo único que se logra ver es una banda con un potencial inmenso limitados a las muletillas del indie sugerido, pero no inventado, por Julian Casablancas. La idea se entiende, y es difícil de salir a presentar un disco luego del éxito mundial de Chinese Fountain (2014), pero parece que deberia renombrarse a “Growlers Gone Strokes”. No hay que olvidar el fundamento del fanatismo Growler, los últimos vestigios de Beach Goth se desintegran con el pasar de las canciones de este nuevo trabajo discográfico.

Elevar la vara genera este tipo de decepciones, y no dejan de ser una de las bandas mas interesantes de la escena californiana actual, pero el concepto de refritar “influencias” de bandas sobre valoradas es una picardía. El Lo Fi que caracterizaba a estos chicos era la falta de calidad y el mensaje crudo que galopaba sin parar desde sus primeros álbumes. Los estudios caros no deberían grabar voces saturadas adrede, el espíritu Trash no es una superproducción, y en este caso se nota.

La masividad se cobró otra vida. Hasta luego Growlers, espero cruzarlos pronto con otro disco que me enamore.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s