DIIV + Wild Nothing @ Club Araoz 19/11/2015

Acechados por el agua, los primeros buscaban refugio bajo toldos y balcones mientras aguardaban en fila para entrar a Club Araoz. Desde afuera ya se podía percibir el tinte bolichero que Araoz no lograba esconder, desde el personal de seguridad hasta la calidad del sonido, pasando por las luces bajas y las barras minimalistas que no paraban de despachar latas y latas de cerveza.

La puntualidad fue ley primera, y fueron los obedientes quienes pudieron disfrutar del acto que abría esta pequeña, pero no modesta, noche de estructura festivalera. La apertura fue dirigida por El Sur, un dúo explosivo saturado de indiferencia y crudeza que representó la esencia de la distorsión joven y el sentimiento genuino del ruido, del buen ruido. Fue poco el tiempo con el que estos chicos contaron para dar un pantallazo general sobre lo que plasmaron en su ultimo trabajo discográfico, DO, otro gran lanzamiento de Casa del Puente discos, no hubo mejor oportunidad para presentar en sociedad las primeras ediciones físicas de este violento álbum. Pese a las apuradas y los mínimos interludios, la banda repasó de varias de sus mejores canciones, dejando espacio para música nueva  y agradecimientos muy sentidos.
El Sur photo Diiv Wild Sur 3_zpsjngnlbxa.jpg

Pasados los últimos acordes desgarradores, un abrazo que festejó la realización personal fue el cierre del primer acto de esta obra compleja y diversa. Altocamet continuó este precalentamiento luego de unos cuantos temas que disparaba una cabina de dj con una altura insólita detrás del escenario. Oriundos de Mar Del Plata, los Altocamet levantaron una bandera de rock nacional que flameaba con los riffs y bases que despedían aires a distintos proyectos argentinos, tales como Virus, Babasónicos, Gustavo Cerati y otros tantos referentes que, claramente, influenciaban la impronta de la banda. Toda una experiencia con pinceladas internacionales que, por momentos, sacaban de foco a la predictibilidad de un género confuso pero bailable.
Altocamet photo Diiv Wild Sur 6_zpsrx8evla5.jpg

Mientras la pista de baile, ya que era una pista de baile, se llenaba de fanáticos expectantes, el primero de los titanes del Dream Pop salía a escena. Wild Nothing atrapó miradas y recibió gritos halagadores mientras conectaban instrumentos. Un publico efervescente, con músicos de las demás bandas perdidos en él,  que no paró de alentar un show relajado, organizado y pulcro por parte de la banda. Hipnotizados por el espíritu sudamericano, volaban las primeras personas que aparentaban no saber cual era el publico en el cual flotaban, siendo asi irrespetuosos con un género que no suele rendir culto al mosh y al pogo (falso pogo, en este caso). Con el correr de las canciones, la gente fue demostrando satisfacción hasta el final del show.
Los muchachos de Virginia se despedían con saludos cordiales y unos últimos acordes de volumen demasiado elevado, como en todos los recintos de Capital Federal. Llegaba el principio del fin, y el momento esperado por muchos, faltaba poco para que DIIV cierre la noche.
Wild Nothing 1 photo Diiv Wild Sur 12_zps2p2yfuyh.jpg

Con la ironía obscena que propone el estilo de vida de las grandes ciudades cosmopolitas, los Diiv aparecen arriba del escenario. Vestidos con la extravagancia vacía de New York, los integrantes ya ponían en evidencia su ciudad natal, dato que recordaron verbalmente en varias ocasiones durante su presentación. Pero la indumentaria jamás será prioridad si existen factores mas nobles, como el hecho de que cada uno se tiraba sus propios cables con entusiasmo, felices de estar preparando un show en la otra punta del continente. Los primeros temas aparecieron sin previo aviso, dando comienzo a una sesión de interpretaciones brutales.
 photo Diiv Wild Sur 24_zpsxydy1fw0.jpg
La banda maneja un vivo lejos  de la histeria y pose del Shoegaze, se puede hacer Dream Pop con la mirada en alto y con sentimiento rockero, no se tardó mucho en dejar ese estereotipo atrás y prestar atención en la demoledora actuación que los neoyorquinos estaban brindando. Y como era de esperarse, la fiebre colectiva generó euforia con cada estrofa de las canciones del disco Oshin (2012) una obra que con el tiempo se tornó de culto y posicionó a la banda en el nivel en el que están. Un escenario sin valla y los fanáticos que caían sobre el escenario como si fuese un show de Massacre en La Trastienda hace varios, varios años atrás. Empleados de prevención que no supieron manejar la situación y desataron un breve caos sobre el escenario, que afortunadamente no causo problemas, mas bien sorpresa y unas cuantas risas. Se hacía tarde y se sentía el animo de cierre que se fue contagiando hasta hacerse realidad. Un show que no merecía bis, y que lo tuvo. Que concluyó levemente descontrolado y con un desubicado arruinando la ultima canción.
DIIV 4 photo Diiv Wild Sur 19_zpso4dn52db.jpg

Así se presentó Diiv, después de dos años de espera desde esa famosa oportunidad en la cual cancelaron. Tocaron en un boliche, y el sonido dejaba mucho que desear. Las increíbles visuales pseudo lisérgicas que suelen acompañar a la música de este estilo brillaron por su ausencia y unas cuantas torres de luces hicieron un intento desesperado por llenar ese espacio y generar una experiencia audiovisual que no fue necesaria, ya que la música hablo por sí sola, como sucede con los line ups de extraordinario nivel, como este.

Es un placer compartir el crédito de esta cobertura con otra integrante de la familia Cool Ghost.
Fotografías aportadas por Rocio Frigerio.
DIIV 5 photo Diiv Wild Sur 21_zpsmdo49diw.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s