Allah – Las @ Niceto Club 12/5/2015

Gracias a esta nueva tendencia de emular estilos musicales del pasado, me topé con pésimos imitadores al igual que con exponentes que prestaron atención en clase, hicieron la tarea y entendieron todo. Allah – Las es una de esas bandas que supo captar la esencia a la perfección.

Pero no todo giró en torno a los californianos. Recuerdo haber entrado a Niceto y encontrarme con los desquiciados de In Corp Sanctis dejándolo todo en el escenario. Una presentación violenta y muy divertida, con un repertorio de sus mejores temas para ir calentando motores. La felicidad de estos chicos contagiaba a la gente de manera espontánea. Tras una corta estadía, los In Corp se retiran triunfantes.

El tiempo vuela cuando uno se divierte y falta mucho por escuchar. Afortunadamente los horarios se cumplieron, cosa rara en la escena under, punto a favor para los organizadores.

El tiempo pasaba y se iba llenando. Con buena música de fondo la gente se distrajo unos minutos hasta que Los Tormentos interrumpieron las rondas de cerveza con reverbs secos y  delays cortos que transportaron al público a la costa oeste en los 60’. Bailable, entretenido y muy profesional, la banda indicada en el momento indicado.

“Y, para colmo, ahora vienen los Allah – Las!”, me comenta casi preocupado un chico que estaba a mi lado. Mucha calidad para una sola noche, eso es seguro. Y, qué puedo decir de los Allah – Las? Cumplieron mis expectativas, las cuales eran altas, muy altas. Brindaron un show concreto, repasando sus éxitos que hacían saltar a algunos, hasta fuimos testigos de una interesante improvisación tras un desperfecto técnico. Se me hace difícil comprender que un músico de gira no tenga cuerdas nuevas o una segunda guitarra por si surge algún problema, como la cuerda que se rompió en pleno show. Pero bueno, puede pasar. Nadie se quejó, fue una especie de interludio muy relajante. El dato de color lo dio el baterista, Matthew Correia, que se paró  frente al micrófono principal para cantar Long Journey, himno de la banda que apareció entre los Bis. Me encanta ver bandas donde sus músicos no tienen roles totalmente definidos.

Resumiendo la velada en pocas palabras, definitivamente las tres bandas tiraron toda la carne al asador. El sonido fue bueno y un volumen lógico lo hizo fácil de disfrutar. Además de la puntualidad, que merece ser destacada, noté una inmensa cantidad de músicos dispersos por el público, el ambiente no pudo estar mejor.

Y asi vivimos la noche en la cual el Surf Rock hizo bailar a Buenos Aires.

Fotografía aportada por Anita Bugni

https://www.facebook.com/anitabugniph

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s