The Tallest Man On Earth

No tolero el plagio, pero hay ciertos artistas que imitan, lo admiten y generan un arte perfecto.

Kristian Matsson es un joven músico Sueco, su fanatismo por Bob Dylan supera lo evidente, pero ¿quién es capaz de juzgarlo? Todo buen músico ama al padre del Folk. Aunque su voz no es lo único influenciado, también se le huelen los años de haber escuchado a Nick Drake a kilómetros de distancia. Es mas, él mismo admite que su composición en afinaciones abiertas es gracias a Drake.

Hoy en día hay muchos artistas dando vueltas con guitarras Taylor y camisas a cuadros afirmando que hacen Folk, mientras estos ingenuos impostores ejecutan un Pop acústico, Matsson canta el original. Ni Indie Folk ni Neo Folk, Folk del bueno. Es admirable ver como un europeo de unos treinta años logra interpretar a la perfección las reglas básicas de la música popular Americana.

Cuatro discos de estudio (uno a lanzarse en Mayo 2015), cada uno mejor que el otro, y dos EPs. Absolutamente todo es de mi agrado, sobre todo su segundo EP editado en 2006 despues de su segundo disco, Sometimes the Blues Is Just a Passing Bird. Ya no recuerdo la ultima vez en la cual me haya enamorado de un artista de una manera tan pasional, la belleza de sus melodías acarician el alma como solían hacerlo los dioses del genero. Logra hacerme sentir lo mismo que siento al escuchar a John Denver o Paul Simon arpegiando una guitarra vieja, merece puntos por eso.

Su sonido en sus primeros dos álbumes es desastroso, todo es grabado por él en una sola toma. En entrevistas ha confesado que su relación con la música es tan intensa que no puede grabar por partes, necesita cantar acompañado de su guitarra. Fuera del hecho que sea todo junto, la calidad del sonido es pésima, lo cual le da un color mucho mas humano. Se escuchan los errores de ejecución, se escucha la saturación, hasta uno puede detectar la falta de mantenimiento en las guitarras. Salir a batallar con un disco con un sonido tan hostil es una tarea que requiere de una admirable valentía y una confianza personal excepcional. Las cosas cambian con su tercer trabajo de estudio, The Wild Hunt, donde una latente producción dirige su sonido hacia nuevos puertos sin olvidarse de sus raíces.

Adorable en todo sentido, ver el amor en sus ojos cuando canta con su mujer (Idiot Wind) te ablanda el corazón y te hace apreciar aun mas a este estilo musical tan noble y puro. Escucho The Tallest Man on Earth y siento amor.

Una guitarra y una voz, no se necesita mas para reflexionar profundamente o para enamorar incondicionalmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s